Cómo aliviar las piernas cansadas con una buena alimentación

El síndrome de las piernas cansadas, tal y como nos explica Almudena Gil en su artículo Piernas cansadas, piernas pesadas, es una enfermedad vascular en la que se ve afectado el retorno venoso de las piernas, causando hinchazón, pesadez y dolor en las piernas, entre otros síntomas.

Debido a una debilidad de las válvulas venosas que retornan la sangre al corazón,  esta se estanca, y el tejido de las paredes sufre un aumento de presión, inflamación y falta de oxigenación, quedando dañado.

La alimentación es un gran aliado a la hora de prevenir y mejorar los síntomas, sobre todo  cuando lo detectamos a tiempo. En el caso de que esté muy avanzado, nos puede ayudar a evitar que estos vayan a más.

La insuficiencia venosa, está íntimamente ligada al sobrepeso, al estreñimiento y al sedentarismo. Mejorando estos 3 factores, estaremos ayudando mucho a nuestras venas.

Es importante observar si el sistema digestivo está en buenas condiciones, de lo contrario será más difícil que los nutrientes se absorban correctamente y hagan su función.  Como siempre hay que tener en cuenta que cada persona es distinta y que hay que individualizar la dieta.

Empezaremos nombrando que es lo que debemos evitar. Se trata de alimentos proinflamatorios, que congestionan las vías de eliminación (hígado, riñón, intestinos), contribuyendo al deterioro de las paredes venosas y al estancamiento de líquidos.

La alimentación será lo más natural posible, procurando evitar: los alimentos procesados industrialmente (ricos en aditivos y sal), los pesticidas (si podemos, mejor consumir alimentos ecológicos), el tabaco, el alcohol

La dieta será baja en sal, azúcar, harinas refinadas (pan, pasta, galletas y bollería), fritos, lácteos, embutidos, carne roja y café.

Los alimentos que debemos potenciar, y que nos ayudarán a mejorar  el tono venoso y a evitar la inflamación, son:

  • Alimentos ricos en Vitamina C : fruta y verdura fresca (cocinada lo mínimo posible para no perder la vitamina. Al dente). Los más ricos en esta vitamina son: la acerola, el escaramujo, el perejil, la grosella negra, el pimiento rojo y verde, la col de Bruselas, el brócoli, el kiwi, la papaya, los berros, el fresón, el limón y la naranja.
  • Los bioflavonoides, sobretodo la rutina. La encontramos en el trigo sarraceno, el centeno, los espárragos  y los cítricos, sobre todo en la parte blanca (debajo de la piel). Los cítricos son muy interesantes, ya que contienen vitamina c y rutina, sustancias que tienen una acción sinérgica cuando trabajan juntas.  La remolacha contiene betacianina, otro bioflavoniode que nos ayudará a mejorar la insuficiencia venosa.
  • Alimentos ricos en vitamina E: el aguacate, el germen de trigo, el aceite de oliva virgen extra, los espárragos, los pepinos, los frutos secos (sobre todo almendras y avellanas) y las semillas.
  • Omega 3: el pescado azul , las semillas de lino y de chía.
  • Los picantes suaves: ajo, cebolla, jengibre, canela, romero, albahaca e hinojo.
  • Alimentación rica en fibra que nos ayudará a prevenir el estreñimiento: de nuevo frutas y verduras.
  • La uva negra y los arándanos, especialmente indicados para mejorar el tono venoso gracias a las proantocianidinas.
  • Proteínas: evitar su déficit (sobre todo importante en los vegetarianos). Las personas que no son vegetarianas, no deberían preocuparse, ya que el consumo de proteína en nuestro país es superior al óptimo, debido al elevado consumo de proteína animal.

Las plantas también pueden ser de gran ayuda. Las más indicadas son: el  rusco, el castaño de indias, la vid roja, el ciprés, el Ginko Biloba y la cola de caballo. Consultar siempre con un especialista antes de tomarlas.

SHARE IT:

Leave a Reply

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>