Declaración de intenciones

Hace unos días me dijeron:

-¡Has cambiado las tarjetas, Clara! ¿Y tu nombre? Son muy chulas pero ¿ya no lo llevas tú, todo esto? Qué bien te veo. ¡Mejor que nunca!

Es cierto, han cambiado muchas cosas. Las he ido explicando resumidamente en el boletín mensual y, gota a gota, a muchos de vosotros en la consulta.

Quizás sería bueno escribiros una buena declaración de intenciones para que todos conozcáis el motivo del porqué de las cosas.

Desde enero mi vida ha cambiado. Hace muchos años que lucho para sacar adelante mi centro, para mantenerme fiel a mis valores, coherente con lo que significa para mí la medicina que hacemos, honesta con el negocio de la salud y entregada a hacer, de la mejor manera, lo que más me gusta: mi trabajo. Y no me puedo quejar de cómo me ha ido. Pero, como sabéis muchos de vosotros, llevar un negocio que cada vez es más grande, con más gente y responsabilidades, con dos criaturas fantásticas como las que tengo y viviendo en la montaña, es muy cansado.

Aunque mi trabajo es un pilar en mi vida, esta última época he pagado un precio alto para mantenerla. Un día decidí cambiar mi ritmo, mi dinámica, mis rutinas y terminar con el agotamiento que arrastraba. De manera que pudiera construir algo mejor, y que yo sola no hubiera podido hacer, como:

  • Mejorar la atención de mi centro, aumentando las horas de recepción y los días abiertos de la semana.
  • Aumentar las horas de visita de algunos de mis colaboradores, para poder atender todas las peticiones.
  • Tener un buen equipo de contabilidad y fiscalidad que me ayude en los cierres de cuentas.
  • Conseguir ayuda para coordinar más y mejores servicios, promociones, actividades, productos… Para qué podáis disfrutar y beneficiaros de nuestras aportaciones para mejorar vuestra salud.
  • Tener TIEMPO PARA MÍ, para mi familia, sin descuidar mi negocio. Consiguiendo tranquilidad y felicidad para mí, los míos y de rebote vosotros.

Estos son los motivos de todo esto.

Ahora nos hemos asociado: Xavi Palau, la Almudena Gil y yo. Con ellos llevo las responsabilidades del centro, siguiendo mi proyecto, que ahora comparto. Todo el equipo continuamos siendo los mismos y, poco a poco, seguimos mejorando y creciendo. Se han incorporado Montse y Marta en recepción, inmejorables, siempre atentos a vuestras peticiones.

¿Qué más puedo decir? ¡Pues que es lo mejor que he hecho! Y ahora respiro, disfruto aún más de mi trabajo, de mi nuevo proyecto. Tendremos novedades que, poco a poco, os haremos saber.

Gracias por confiar siempre en mi criterio. Ahora os toca confiar también con mi nuevo y querido equipo.

Osteo9 sigue con vosotros.

SHARE IT:

Leave a Reply

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>