La osteopatía pediátrica cuida del crecimiento de los niños

 

osteopatía infantil

Mediante la osteopatía pediátrica podemos tratar a aquellos niños con problemas a los que los tratamientos de la medicina convencional no da solución. Porque estos niños, muchas veces, no están enfermos, y aún en el caso que lo estén podemos mejorar su estado y ayudarles a sobrellevar su dolencia. La osteopatía trabaja sobre el funcionamiento básico del organismo, su mecánica, su fluidez… intentando entender el porqué de la sintomatología, para interpretarla e intentar llegar a restablecer el equilibrio perdido.

Los niños no se diagnostican por sí mismos, solo viven como pueden su estado. Por tanto, debemos observarlos y ayudarlos a que venzan esos obstáculos que no los dejan crecer y desarrollarse con fluidez.

Este es el objetivo de la osteopatía pediátrica en los niños: trabajar a nivel craneal, fascial, articular… para restablecer la armonía funcional global. Y cuando antes mejor, por lo que podemos actuar en neonatos y a cualquier otra edad.

Los trastornos o indicaciones para trabajar con la osteopatía pediátrica en los niños son amplios: tortícolis, regurgitaciones, deformaciones y restricciones craneales, mala oclusión dental y posición lingual, llanto excesivo, problemas en la succión al mamar, otitis, sinusitis, dolor de cabeza, problemas respiratorios por causas mecánicas, estreñimiento y diarreas, hiperactividad, trastornos del sueño y del comportamiento, cifosis, escoliosis, valgo de rodillas, luxación de cadera…

Trata a tus hijos, de mayores te lo agradecerán, y les ayudarás a que tengan una bonita infancia, a que crezcan mejor y más felices.

No siempre la naturaleza opta por el mejor camino, deja que le ayudemos, sabemos cómo hacerlo.

Foto de Almudena Gil

 

  Almudena Gil es fisioterapeuta y especialista en osteopatía infantil y fisoterapia pediátrica y respiratoria.