hiterosalpingografia.jpg

Como hemos explicado en el artículo Problemas para concebir: causas de la infertilidad y de la esterilidad, las parejas tardan una media de un año en concebir un hijo. Superado este tiempo se puede pensar que algo no va bien e iniciar el protocolo de previo diagnóstico.

análisis del semen

Pruebas en el hombre
  • Seminograma. Análisis o estudio básico del semen para saber el volumen, la concentración de espermatozoides, la movilidad de éstos y su morfología.
  • También se puede hacer un examen de fragmentación de ADN para valorar anomalías genéticas.
Pruebas en la mujer
  • ecografia del úteroAnalítica para ver los niveles hormonales y descartar enfermedades infecciosas, de coagulación o genéticas.
  • Ecografía para examinar el útero y los ovarios para diagnosticar miomas, pólipos, quistes, malformaciones…
  • También se puede hacer una biopsia endometrial para analizar una muestra de endometrio, el tejido que recubre la parte interna del útero, y descartar patologías.
  • Una histerosalpingografía, que es una radiografía con contraste de la pelvis, para comprobar la permeabilidad de las trompas, por la importancia que ello supone.
  • En según qué casos, se puede hacer una histerosonografía, que es una ecografía donde inyectan una solución fisiológica dentro del útero a través del cuello uterino, para observar el contorno y anomalías uterinas, como por ejemplo ciertos pólipos.
  • O también la histeroscopia o la laparoscopia. En la histeroscopia introducen una cánula vía vaginal donde ven las estructuras internas, en la misma consulta. Y la laparoscopia, la cánula es vía umbilical y se hace en quirófano y bajo anestesia. Estas pruebas se hacen para acotar al máximo un buen diagnóstico diferencial y poder poner nombre al problema que podemos tener, haciendo un estudio de todo el aparato ginecológico interno.

Una vez se tiene el diagnóstico se inicia el tratamiento o directamente se decide hacer una inseminación. Ésta puede ser artificial, por donante, intrauterina o una fecundación in vitro, que puede ser con óvulos propios o donantes, donde luego se hace la transferencia al aparato reproductor de la futura madre. Y si nada de esto funciona, se puede optar por una madre de alquiler, lo que se llama maternidad subrogada.

Del mismo modo que tener un hijo es un hecho natural y fisiológico, nosotros, con la osteopatía, tratamos tu pelvis de manera manual, sin intervenciones agresivas o costosas, resolviendo los conflictos que puedan interrumpir la concepción. Y si tienes algún problema ya diagnosticado, podemos preparar tu pelvis para una intervención con tecnología, como la fecundación in vitro o la inseminación.

Trata tu cuerpo y tu pelvis, te sentirás mejor y estarás más preparada para lo que tenga que venir.

 

Este artículo forma parte de una serie de cuatro artículos dedicados a la infertilidad y la osteopatía. Los otros post son: 
¿Cómo reconocer el mejor momento para concebir? 
Problemas para concebir: causas de la infertilidad y de la esterilidad 
¿Cómo trata la osteopatía la infertilidad?

SHARE IT:

Leave a Reply

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>