Roll Foam, el gran aliado invisible del deportista.

Escondido tras el nombre de Roll Foam, Foam Rolling, o más coloquialmente como “el churro”, encontramos un gran aliado en el mundo del deporte.

Una herramienta que poco a poco ha ido ganando terreno hasta convertirse en un elemento imprescindible en las pautas pre- y sobretodo post-actividad de muchos deportistas, hasta llegar a ser usada por el 77% de tenistas después de los partidos.

¿Pero que hace que el Roll Foam sea tan utilizado? Además de ser una herramienta práctica y fácil de usar, sin baterías, de relativo poco espacio y poco coste económico, sus beneficios los encontramos en función de cómo i cuando se aplica. Básicamente lo podemos resumir en:

Post-actividad:

Reduce la percepción del dolor muscular hasta a 24 horas después del entrenamiento.

Demora la aparición del dolor muscular durante la próxima actividad.

Reduce la sensación de agujetas (DOMS).

Disminuye el dolor miofascial del músculo trabajado y del contralateral (por un efecto de inhibición central).

Aumenta la agilidad en deportes como el atletismo y el fútbol cuando se utiliza entre sesiones de entrenamiento.

Cuando se utiliza el Roll Foam como parte de una pauta de trabajo constante sabemos que:

Genera aumento del rango articular (ROM), sobretodo en sesiones de 30 a 60 segundos de duración, que incrementa si se realiza justo después de haber acabado la actividad.

-El beneficio del aumento es mayor si simultáneamente hay un movimiento activo de la articulación.

-Se ha observado pero, que no se consigue más ganancia por hacer más sesiones seguidas.

A pesar que hay muchos estudios recientes que demuestran estos beneficios, también se ha demostrado que dependiendo de cómo se utilice no se generan. Por ejemplo, realizar sesiones de Roll Foam dentro de un mismo entreno de atletismo no conlleva ninguna mejora en las marcas de las siguientes series, ni un aumento de la movilidad en la extensión de muslo.

Aunque todavía no se sepa exactamente cuál es el mecanismo fisiológico sobre el organismo (hasta ahora todo son hipótesis), cabe pensar que se le podrá sacar más rendimiento al Roll Foam a medida que se vaya descubriendo como funciona y consecuentemente como aplicarlo para favorecer el rendimiento y la prevención deportiva.


Referencias:
Hodgson DD. et al. Int J Sports Phys Ther 2018.
Bodyw J. Mv Ther 2018.
Fleming JA. et al. Nutrients 2018.
de Souza A. et al. J Sport Rehabil 2018.
Romero-Moraleda B. et al. PeerJ 2017.
Rey E. et al. J Strenght Cond Res 2017.
D’Amico AP. et al. J Hum Kinet 2017.
D’Amico AP. et al. J Strenght Cond Res 2017.
Su H. et al. J Sports Rehab 2017.
Behm, D. ECSS 2017.
Scott W. Cheathan et al. Int J Sports Phys Ther 2015.


Si estás interesado / a en este u otros tratamientos,
contacta con nosotros para reservar tu cita.

Osteo9 cuidem de tu

Autores
Xavi Palau - Fisioterapeuta y osteópataFisioterapeuta y osteópata

    Si te ha gustado este artículo sobre el Roll Foam, te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales favoritas. ¡Lo agradecemos siempre!
    SHARE IT:

    Leave a Reply

    You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>